Introducción a los supresores de transientes

Los transitorios son picos o picos temporales en el voltaje o la corriente que pueden impactar potencialmente en los circuitos de maneras que van desde fallas menores hasta fallas catastróficas, de esto es lo que nos protegen los supresores de transientes.

¿Qué son los transitorios y sus principales efectos?

Un transitorio de voltaje puede ser desde unos pocos milivoltios hasta miles de voltios, y puede durar desde nanosegundos hasta cientos de milisegundos. Algunos transitorios son repetitivos, como los causados ​​por el sonido inductivo de un motor, mientras que otros son más esporádicos.

En otras palabras, un transiente de voltaje es un fenómeno eléctrico cuya duración de calcula de micro a nanosegundos, cuyo rango promedio de corriente es de 103A. Este tipo de eventos pueden provocar diversos daños a procesadores de equipos electrónicos, memorias y microcontroladores.

¿Cómo ayudan los supresores de transientes?

Los supresores de transientes son dispositivos que están diseñadora para protegerlos diversos tipos de dispositivos electrónicos de eventos transitorios. Como lo son los rayos, arranques de moteres eléctricos y líneas de transmisión eléctrica.

Los supresores transientes se clasifican por su clase, que se basa en la capacidad y durabilidad del dispositivo, así como en su ubicación final de instalación. El tipo de supresor viene definido por la norma IEC 616 311, agrupándolos en tres categorías:

Clase A: Instalar lo más cerca o cerca posible del equipo/carga a proteger. El equipo de Clase A tiene una capacidad de descarga menor que los pararrayos B o C; pero se recomienda como un dispositivo de protección adicional para usar además de bienes finales o maquinaria.

Tipo B: Instalado en el panel secundario o de distribución. Los pararrayos de clase B se instalan en la aparamenta secundaria y son adecuados para proteger las cargas secundarias y auxiliares.

Clase C: Instalado en la tabla principal o en el volcado principal. Los dispositivos Clase C están disponibles en los más disponibles y pueden proteger los sistemas de rayos directos. Se recomiendan para usar en edificios comerciales e industriales y se caracterizan por una protección muy alta de Kiliamperes.